La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Juana y Lucía.

Juana mira a Lucía.
No sabe por qué, pero la mira.
De repente se convidan caramelos.
Y hay algo en sus ojos que las une de por vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario