La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

"De la vida, del amor, yo he tenido una sed inextinguible. Y además, cuanto más herido estaba mi cuerpo... más sentía la necesidad de confiarlo a mujeres; ellas lo comprendían mejor. Entendimiento táctico, dulzura inmediata".


No hay comentarios:

Publicar un comentario