La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Ojalá.

Yo sé que debo ser paciente, que la eficiencia no me sirve de nada si no aprendo a equivocarme inteligente. Yo sé que no puedo dejar de dibujarte. Ay, no puedo dejar de dibujarte. Sos la de siempre, sos la de siempre. Y últimamente no me sale… creer que es posible, decir cosas que te traigan a mis sueños, abrir mis manos y tocar la figura que no existe pero invento. Dicen los que saben… que todo es cuestión de tiempo, que vos estás en algún lugar del mundo atrapando mis ansias, procurando mis huesos. Dicen los que entienden… que los seres especiales valen soles y besos. Digo que quiero seguir creciendo y no te tengo.

Ya sé,  no va a ser fácil.
Tumbo la cabeza en el cuaderno.
¿Qué tal si te arrimás y florecemos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario