La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Nosotros, los pobres.

Nosotros, los pobres, caminamos.
Nosotros, los pobres, usamos nuestros pies.
Y, a veces, hasta nos bañamos en el mismo río.
Las cosas no cambian y es largo el camino.
Nosotros, los pobres, decimos de sobra la palabra "esperanza"
y nos sentamos con un mate en la mano
y contamos desdichas.
Nosotros, los pobres, no siempre tenemos tiempo para amarnos.
Sucios, desprolijos, cansados.
Agitamos las banderas del hambre, convidamos tostadas y nos abrazamos.
Queremos encontrar un punto donde todo sea blanco.
Nosotros, los pobres, esperamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario