La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Estoy entrenando a mis ángeles.

Estoy entrenando a mis ángeles.
Estoy afilando tu nombre para mostrárselo a la Doctora B.
Y estoy abriendo el pecho para que las palabras suspiren hondo y lleguen hasta vos.
Hoy limpié la casa entera y me decidí.
Este no es un amor de cuadernos.
Este es un amor guerrero.
Encontrado en la calle y amparado por mí.
Voy a escribir un "te amo" en un billete de 500
y te lo voy a pegar en la cara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario