La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

El lenguaje es otra piel.


Puedo ser toda la luz en este preciso instante.
Porque podés herirme y porque puedo perdonarte.

Porque podés borrar tu cara y porque puedo dibujarte.

Porque puedo recordarte.

Porque puedo liberarte.

Porque puedo incinerarte.

Hasta dejarte hecha ceniza o hasta sentirte la emigrante,

de todos los sueños de mi vida,

de toda la vida de mis ojos,

de todos los ojos de mis calles.

Puedo ser toda la luz en este gatuno instante.

Pero me corresponde, amor de siglos,

cerrar todas las puertas y apagarte.

Porque dolés entera en cada fibra del buen arte,

porque dejás mis manos todas sucias y expectantes,

porque no puedo tocarte, porque no puedo tocarte,

porque soy de otra colmena
y porque no

de alcanzarte.


Me dejás analfabeta y te descubro sin mirarte.


Maldita idiota , tristeza inerte, piel de diamante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario