La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Nuncanismos.

Vos podés decirme NO
lo que no podés es negar la audacia con la que te quiero.
Vos podés decirme hoy no me hacés falta (te lo creo)
lo que no podés es llenar de barro la vereda de esos sueños
donde quedo sentada esperándote
porque me dejas unas marquitas con crayones
y haciendo guardia a una hormiga
que me cuenta, fiel Sherlock Holmes, el vaivén de cada lágrima y el sabor de tu sonrisa.
Vos podés decirme NUNCA
lo que no podés es saber el hasta cuándo,
hasta cuándo durarán tus nuncanismos, tu letargo.
Vos podés decirme LOCA, loca reventada y sin retorno
pero ahí vos perdés al instante,
por caradura inconsciente, por sinvergüenza constante,
por colección ignorante de tu presagio y mis deudas.
Vos podés decirme BASTA, andáte pronto, no te quiero
lo que no podés es entender que yo no puedo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario