La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Me abrió todas las puertas y no pretendo encerrarla.


Vi su cara de tristeza y sentí que tenía que ponerle una, dos o tres sonrisas.
Me abrió todas las puertas y no pretendo encerrarla.
Solamente quiero darle lo que encienda sus adentros.
Una antorcha de a palabras que ilumine sus silencios.
Quizás algo que refresque las paciencias que no viste.
Vendavales de aventuras socorriéndote en el tiempo. 


Vi tu cara de tristeza y no me importan los momentos.

Sos eterna mientras vivas
¡y no sos nombre! ¡y no sos viento!


¿Te das cuenta? A mí me encanta tu argumento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario