La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

No voy a escribirte nunca más.

Estoy perdida, de tanto que quiero encontrarte estoy perdida.

Y si te digo que no voy a escribirte nunca más: no me creas.
Sería lo primero y lo último que haría cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario