La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Lo tuyo no es el éxito.

Quiero irme. Lejos.
La mayor parte del tiempo me rasco la cabeza y comprendo.
Nada de lo que me digas, amor, va a sacarme de este desierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario