La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

El poema más grande del siglo.

El tiempo es el verdugo.
Y hay tanto caos en el mundo.
Si no te encuentro pronto no me va alcanzar ni para las señales de humo.
Los días me llevan puesta y yo los empujo.

Soy una perdedora.

No sé salir ilesa del ruido.
No sé invitarte a cualquier cosa.
No sé destruirme.
No sé convocarte.

No sé hacer el poema más grande del siglo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario