La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Come de mi cuerpo.

ella llegó y se fue
ella se fue y volvió
a decir verdad: fui yo quien la trajo
fui yo quien la sentó en este sillón

no lo sabe pero es reina de mi espanto
capitana general de mis presagios

los que anuncian "por tu casa, ni lo sueñes, no aparezco"
los que dicen "tus palabras... acá a están, no las encuentro"

desgraciada y reventada al mismo tiempo
pero hermosa y admirable sin pretextos

heroína desde el pie hasta el intelecto

no lo sabe
pero come de mi cuerpo

No hay comentarios:

Publicar un comentario