La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Juan Gelman.

Se sienta a la mesa y escribe.



El poema nada en un viento y brilla.

No sabe quién es
hasta que lo arrastran aquí,
donde seguramente morirá
a la intemperie de las bestias.

Me gustaría entender a las bestias.

En estas manos.

Abajo de lo suave crepita la sospecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario