La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Instrucciones para curar serias heridas.

Toque con precaución ya que:
por el tajo entró el aire y el abrazo
la oreja: quedó pobre y pensante
en el vidrio del volado
y las heridas: salieron importantes
a desfilar por el asfalto Vangoghlero.

Sienta con precaución porque:
el asco se desparrama pronto / el muy infame
los miedos se lagrimean siempre / por si acaso
la calma no se calma nunca / ¡femenina!
Y el viento te arranca loco y descarado los abismos que pujan vida  temprana desde adentro. 

Mire.
Mire con precaución
ahí está profundo el hueco del que imagina
herido
sollozante
quizás ausente
quizás olvido

ahí está el alma… quieta.

Pero quiera por favor. Quiera. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario