La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Lo inconcluso irá entendiendo de vacíos.

Hay cosas que aún quedan inconclusas. Digamos... silencios, que de tan ruidosos se frustraron y bocados textuales que sólo por gentileza ¡apenas! se mordieron.

Tanto mucho para nada y un espacio bien desocupado que te espera; vacío y con cosas que aún quedan inconclusas. Un café, medio abrazo y tres renglones de tu desagrado.

Bastan letras y retazos, decisiones en pedazos.
No te angusties si hay escombros, no te quedes, ¡aceptálo!

Llevo ojos desafinados, un olfato desalineado, una boca con mi miopía y tres dedos sin saliva,  dos estufas que dan hielo, una lluvia que no moja, cuatro espejos con sombrero y un florero color rosa.

¡A ver si alcanza el desatino para tragar tu habladuría, llenar de espanto tu esperanza, venderle a un necio tu alegría!

Comprá boletos a otro mundo. Dejáte lejos, te lo pido. No estoy entera, te lo digo.

Lo inconcluso irá entendiendo de vacíos, te lo escribo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario