La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Nadie es capaz de matarte en mi alma.

estoy bien

distendida

y, de repente, tu cara
y, de repente, tu danza

vomito mariposas y manzanas







“nadie es capaz de matarte en mi alma”

No hay comentarios:

Publicar un comentario