La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Tus regalos deberían de llegar.

Mirá, yo no sé si la poesía será mi lugar. Lo único que sé es que por algo estoy acá, de cara al pasto y al papel, asesinando hormigas y algo más, pensando en fantasmas que no saben contar hasta diez y volar. Sucede que vivo en una casa de piedra, y un poco de ternura no vendría nada mal. Me congelo por dentro y por fuera, y estoy de pie pero caída, con los brazos en señal de libertad. Si esta ciudad hablara pediría sangre o piedad.

No queremos decir cosas lógicas, queremos una caricia, palabra o mirada, que nos haga temblar; un milagrito gigante, una razón para andar. Sucede que vivimos en casas de piedra, y dormimos muy poco, o dormimos muy mal, y no queremos planchar el disfraz que nos hace transpirar y cobrar. Queremos quedarnos desnudos, mirando paredes vestidas, jugando a perder o a ganar. No queremos salir a tener un nombre o un rumbo. Queremos detener el tiempo y que se aquiete, de una buena vez por todas, el mundo; ¡arrancarle las sesenta agujas a ese reloj inmundo! y darle la espalda y ser libres, y darle la mente y ser puros. No queremos despertar y que nos inyecten la rabia, el bostezo y los números. Queremos saber qué se siente ser propios, queremos saber qué se siente ser suaves, queremos saber qué se siente ser niños; con la entrepierna llena de pelos o religiosamente podada ser niños, con las manos llenas de tierra y la esperanza explotando en las venas ser niños. No queremos, en el fondo, las pantallas que nos tapen el paisaje y el camino. Queremos estar solos y sentirnos fuertes, queremos estar fuertes y sentirnos dignos. No queremos la mentira y no queremos el olvido. Queremos mirarnos de ojos cerrados y poder decirnos “esta piel se parece a la mía”, "¿te das cuenta?", "¡somos lo mismo, somos lo mismo!"
Porque, al fin y al cabo, tampoco queremos sentirnos diferentes. Tan sólo queremos que nos vean distinto.

Eso. Tan sólo queremos que nos vean distinto. Somos lo mismo, nena, somos lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario