La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

No quiero rodar como una piedra.

No hay manera. La vergüenza me gana todas las carreras.

Soy un pollito mojado pidiendo no verte al final de la escalera.

No quiero rodar como una piedra.

Vos sabés bien cómo es esto: sólo encuentro lapiceras.
Y las palabras me lastiman. Y las palabras no se entregan.
Por eso no te busco y por eso no te llegan.

¿Te das cuenta? No hay manera.

Somos víctimas de un tiempo con gangrena.
Somos átomos plagados de mentiras.
Somos ángeles asqueados de miseria.

Maltratamos a la madre. Maltratamos a la tierra.

Por eso las palabras no nos hablan. Por eso las estrellas no nos llenan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario