La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

CANCIÓN.

de María Elena Walsh

aunque tu providencia me negara
el alimento para la alegría,
aunque me entristecieras
la intemperie divina
con pájaros callados
y sombras pensativas,
aunque olvidaras,
aunque no existieras
mi corazón igual te cantaría

No hay comentarios:

Publicar un comentario