La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Marzo.

Creo que no me entendés.

Yo ahora me apago...
¿y quién me asegura que el mundo, después, siga pareciéndome un encanto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario