La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Total no vas a verme ni a creer.

sin tu permiso, sin tu furia y sin tu fe

Hay partes de mí que todavía no entienden que no vas a volver.


Hay partes de mí que todavía no entienden que nunca estuviste, que te fugaste en un instante, que te perdí antes de nacer. Hay partes de mí que no entienden y no quieren entender. Y en su terquedad son tan brillantes... que prometen lo que pocos podrían prometer. Amarte desde el cuerpo equivocado, amarte hasta el final y hasta doler. Muchacha india perfecta rompe todo. Perdón verdad eterna y sin querer. Te nombro y sin decirte en cierto modo. Total no vas a verme ni a creer. Estás fuera de toda mi inocencia, no ves mi cara idiota ni mi sien. Te llamo pero hay puentes silenciosos. Te olvido pero el viento está en tu ser. ¿Me doy cuenta? Hay partes de mí que todavía no entienden que vos vas a volver. Que vos siempre vas a volver. Porque nunca llegaste, porque saliste de mí, porque yo te inventé. Sin tu permiso, sin tu furia y sin tu fe. Te encontré. Ausente de vos, presente de mí, océano y sed. Sin embargo te perdí al segundo paso, porque vos estabas cuerda y porque yo quería tu piel.


Hay partes de mí que todavía no entienden porqué tus ojos color tierra no aplastan a los míos color pasto y se dejan de doler.


Hay partes de mí que te alumbran.

Hay partes de mí que no ves.

No hay comentarios:

Publicar un comentario