La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Nunca.

Nunca se sabe
si esa piedad que pasa por tu cuerpo
es la confianza

o si es un monstruo
que devora las fealdades cuando estallan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario