La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Te nombro o no te nombro.

"no me nombres"


No te nombro. Para que nadie se espante. No te nombro.

Porque sino todos dirían: "Oh, cómo es que puede, todavía, esta mujer
tener a esta otra tan clavada en sus ojos, tan clavada en sus dientes, tan clavada en su ser?"

Y yo tendría que contestar,
media bastante moribunda: "Oh, ¡qué gran mentira!
¡Ella salió volando! ¡Ella no está en el mapa! ¡Ella murió anteayer!
¿Cómo es que no pueden creerme? Yo la maté, yo la maté."

"Vos no podés matar ni una mosca", me dice una Maga y me largo a correr.
Me largo a correr. Me largo a correr. Te nombro y me largo a correr.



"llueve tiempo"

"¡corré!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario