La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

No usar.

Ya me hice el muerto. ¡Y cómo van cayendo los prejuicios!
Las letras, desde su particularidad, se abren paso.
               Y mi vida, ante vos, se saca su disfraz.

Chipi chipi, mi verdad.

Vos no me vas a esperar por siempre. Y lo tomo con calma     porque voy a seguir
                                                                                           y después quizás tal vez llorar


Yo a los amores los escribo
les pongo una etiqueta de NO USAR


Ya me hice el muerto. Te lo puedo contar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario