La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Toda mi intimidad supura y sangra.

¿sabés de que hablo yo?
de esa luz que nos aguarda

del lugar donde dejamos de ser carne y somos alma

No hay comentarios:

Publicar un comentario