La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Hasta acá.

Te hago un lugar
en mi cuello y en mis sesos.

No me dejes en la espalda.
Recorréme por dentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario