La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Vamos, nena.

vamos, nena, desterrá todos tus miedos desde el alma
no argumentes que a querer no te enseñaron
vamos, nena, no te caigas de este sueño
¡que es tan lindo saludar desde la orilla!
y sin moverme hago los barcos de papeles
que se enfrenten sin mi cuerpo a tus tristezas
salvajismo en el creer que pueden solos
¿pueden solos?
nunca avisan si llegaron
nunca saben si, además, se abren tus puertas

No hay comentarios:

Publicar un comentario