La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Todo comenzó.

todo comenzó cuando empecé a mirar el cielo con mis propios ojos
sólo ese cielo y mis ojos

nada de libros, nada de madre, nada de amigos, nada de otros
lejos de la cucha y lejos de los lobos
sólo ese cielo y mis ojos

con un Dios que, de a ratos, parecía ausencia y odio
y después armonía y gloria
y después pensamientos rotos

todo comenzó cuando empecé a cuestionarme todo todo
y apagué la tele
y olvidé su cara
y anoté mi nombre

y apreté las muelas
y aprendí la calma
y la guardé en un sobre

todo comenzó cuando guardé la calma en un sobre

todo comenzó cuando saqué la calma del sobre

todo comenzó cuando me detuve (a solas)
todo comenzó cuando ese cielo me empezó a decir cosas

y yo así fui olvidándome de todo (s)
y yo así fui conociéndole la boca

nada de libros, nada de madre, nada de amigos, nada de ropa

sólo ese cielo y su boca

sólo ese cielo y su boca

No hay comentarios:

Publicar un comentario