La quisiera lo más sencilla posible: desnuda, esencial, inocente.

Cuando necesité la tuca.

 ...no tuve más remedio que aprender a hacer tuqueros.

*desde acá veo el hueso testigo de la desesperada entrepierna
y la horfandad creciente de cada músculo forzado a sobrevivir
veo el fin
y si me salgo
el comienzo

*en cada esquina hay alguien dispuesto a proponerte matrimonio
si eso no es gigantez tremenda de la vida
rompé ya mismo tus espejos
que están muy equivocados

*y quizás sí, seas amarga y violenta
¿pero cómo no querer romper todo
cuando vos misma te ves tan en pedazos?

*tratás de entenderme
aunque ya no quede nadie
que se detenga a escucharme

*a mí no me interesa tu historia
sólo tu presente
ni siquiera los defectos del segundo que ya acaba de esfumarse

*si hubiera sabido que te iba a cruzar
preparaba el puente para que nos encontremos ahí arriba, en el aire

*y si me dejás que siga, la pucha, podrías enterarte de todo
saber, por ejemplo, que te quiero
¡pero con una Q desaforada querida!

*no hace falta murguita del sur
que seas la mejor de las mejores
con que seas vos basta

*¿y por qué quiero
soltar todo lo que tenga, dejarlo caer, con sensata paciencia
y abrazarte fuerte y profundo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario